NdP – VII Jornada de Duelo de Menudos Corazones

Menudos Corazones celebra su VII Jornada de Duelo

“Sentimos de forma única, compartimos en grupo”

  • El proyecto de Apoyo al Duelo de la Fundación ofrece una red de ayuda a las familias tras el fallecimiento de un hijo con cardiopatía congénita
  • Este año la VII Jornada será mañana sábado 29 y la música tendrá un protagonismo especial

Madrid, 28 de abril de 2017.- Menudos Corazones celebra mañana, 29 de abril, su VII Jornada de Duelo en el Centro Espacio para el Ocio del Ayuntamiento de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, que, un año más, ha cedido sus instalaciones a la Fundación, en el marco del Convenio de Colaboración entre ambas entidades y desde su compromiso con las familias que han sufrido la pérdida de un hijo.

La Jornada de Duelo es el espacio de intercambio y apoyo que el área psicológica de Menudos Corazones organiza anualmente con actividades y dinámicas para que estas familias compartan sus sentimientos.

Pilar, la madre de David, nos explica por qué asiste un año más: “De todos se aprende un poco. Quedan los testimonios, los sentimientos encontrados y, al final, ese día para nosotros termina siendo diferente… Es la sensación de que se permite todo; si lloro, pues lloro; si me río, pues también… Es ser tú misma y, aunque tengas confianza y cariño con otras personas, no es igual que compartirlo en grupo”.

Proyecto de Apoyo al Duelo_Menudos Corazones
Los padres siguen regando el árbol que plantaron como homenaje a sus hijos años atrás.

Este encuentro se enmarca en el proyecto de Apoyo al Duelo de la Fundación, que se realiza a través de sesiones individuales, reuniones en sus centros de apoyo a familias y también atención psicológica continua a través de una plataforma online.

Son ya siete años los que familias de toda España acuden a este espacio común para compartir su dolor y su caminar en el día a día sin sus hijos, para los que siempre, y especialmente en esta Jornada, se reserva un momento especial y emotivo”, comenta Amaya Sáez, directora de Menudos Corazones, que añade: “Quisiera aprovechar para ofrecer nuestra ayuda a otros padres en las mismas circunstancias, que no duden en venir a nuestros centros o llamarnos”.

A lo largo del día habrá momentos para el reencuentro, actividades dinámicas para compartir sentimientos y vivencias, el taller “La vida en canciones” de Rafa Sánchez, y un homenaje para el recuerdo de los niños fallecidos.

Para más información:
Fundación Menudos Corazones
comunicacionmc@menudoscorazones.org
Tel: 91 373 67 46/ 91 386 61 22

NdP – Nuevo centro para niños con cardiopatías

– El Centro de Apoyo Integral a Niños con Cardiopatías Congénitas y sus Familias de la Fundación Menudos Corazones está en el distrito madrileño de Arganzuela.

– El espacio ha sido cedido por el Ayuntamiento de Madrid y acondicionado por la Fundación Juan Entrecanales de Azcárate.

– Al acto, que estuvo presidido por María Escudero, presidenta de Menudos Corazones, asistió Sandrine Woitrin, miembro del patronato de la Fundación Juan Entrecanales de Azcárate.

Madrid, 6 de junio de 2016.- Los niños con problemas de corazón de toda España y sus familias cuentan con el nuevo Centro de Apoyo Integral a Niños con Cardiopatías Congénitas, que fue inaugurado el sábado por la Fundación Menudos Corazones en una jornada festiva.

Situado en el barrio de Acacias de la capital, en la calle Doctor Vallejo Nájera esquina con la calle Ercilla, 43, el espacio ha sido cedido por el Ayuntamiento de Madrid y acondicionado por la Fundación Juan Entrecanales de Azcárate, que ha financiado las obras de mejora del inmueble.

Desde enero de 2016, está abierto a las familias y funciona a pleno rendimiento. Desde allí se gestionan todos los programas asistenciales y de ayuda a las familias.

Menudos Corazones ofrece apoyo psicológico tanto fuera como dentro del hospital y tiene un programa específico de apoyo en el duelo. Acompaña a los niños ingresados y a sus familias en la UCI, Neonatología, planta de Cardiología, consultas y salas Como en Casa y Héroes del Corazón, y realiza actividades lúdicas-educativas que ayudan a reducir las repercusiones emocionales, físicas y sociales que ocasiona la hospitalización.

Fuera del hospital, facilita alojamiento gratuito a familias con niños hospitalizados lejos de su ciudad, atención psicológica e información personalizada y organiza campamentos de integración para niños y adolescentes, así como actividades para jóvenes.

Esta labor que la fundación ofrece desde hace tantos años, viene desarrollándose desde 2015 en el Centro de Apoyo al Niño Hospitalizado, cuando, gracias a la Junta de Damas de Honor y Mérito, el personal de Menudos Corazones se trasladó a la calle Doctor Castelo, también en Madrid. En estos momentos, en ambos centros se atiende a los niños con problemas de corazón y a sus familias.

“Este nuevo centro es un sueño hecho realidad. No puedo evitar emocionarme al echar la vista atrás y ver cuánto camino hemos recorrido desde nuestros primeros pasos en aquel primer piso de acogida en el que compartíamos la “oficina” con dos familias alojadas, venidas desde otros puntos de España. Con este empuje de la Fundación Juan Entrecanales de Azcárate solo podemos trabajar para seguir creciendo y seguir soñando en grande”, declaró María Escudero, presidenta de Menudos Corazones.

Foto Inauguración Centro Menudos Corazones

“Desde nuestra fundación, apostamos desde el principio para que Menudos Corazones aspirara a tener un centro propio. Podíamos ayudarles si conseguían la cesión del espacio, y gracias a su trabajo y perseverancia este proyecto está ya operativo dando servicio a muchas personas. Nuestro compromiso social es apoyar económicamente a ONG que desarrollan programas transformadores de la sociedad y permiten el progreso de las comunidades en las que actúan, y Menudos Corazones es una de ellas. Este proyecto implica también una colaboración de lo público y lo privado, pues estamos convencidos de que es parte del secreto de la mejora de nuestro entorno y la única manera de asumir los retos sociales que plantean los nuevos tiempos”, explicó Sandrine Woitrin, miembro del patronato de la Fundación Juan Entrecanales de Azcárate.

Durante la jornada, las familias participaron en una gymkhana donde pudieron descubrir sus habilidades a través de juegos de lógica, construcciones y talleres de arteterapia, bailes y clown. Después de disfrutar de un buen desayuno y de una mañana muy divertida, dos de los voluntarios de hospital de Menudos Corazones se sumaron a la fiesta ofreciendo un entrañable concierto. En concreto, la cantante Marilia, que hechizó a todos con sus canciones, acompañada a la guitarra por Curro García.

Para más información:
Ana López Paniagua – Fundación Menudos Corazones
analopez@menudoscorazones.org
Tel: 91 373 67 46 / 91 386 61 22

NdP – XI Jornada de Cardiopatías Congénitas

María Escudero, presidenta de Menudos Corazones, en las XI Jornadas de Cardiopatías Congénitas:
El 85% de los niños con cardiopatías congénitas llega a la edad adulta requiriendo nuevas necesidades a las que dar respuesta

Mesa inaugural 2014

– En España hay actualmente más de 60.000 adolescentes y adultos con cardiopatía congénita
– La cardiopatía es la patología congénita de mayor incidencia en España, que afecta a 8 de cada 1.000 niños nacidos, lo que supone unos 4.000 casos nuevos cada año
– El 70% de los bebés es operado antes de cumplir 1 año, y de ellos, el 80% en los tres primeros meses de vida
– Las intervenciones conllevan largos ingresos en las Unidades de Cuidados Intensivos, Neonatología y la planta de Cardiología, con un alto coste emocional y económico para los padres

Madrid, 24 de Noviembre de 2014.‐ Más de 200 personas, entre niños y jóvenes con cardiopatías, familiares, personal sanitario y representantes de asociaciones de pacientes han participado este fin de semana, en Madrid, en la XI Jornadas sobre Cardiopatías Congénitas, organizada por la Fundación Menudos Corazones bajo el lema Abriendo Caminos, con el objetivo de informar y orientar a los padres con hijos con cardiopatías congénitas. Se trata de una iniciativa declarada de interés sanitario y social por la Consejería de Sanidad y que cuenta con el apoyo y la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, NH Hotel Group, Diagonal 80 y Caser Seguros. La mesa inaugural de las XI Jornadas ha contado en esta edición con la presencia de Felipe Pastrana, director general de AbbVie y María Escudero, presidenta de Menudos Corazones.

La cardiopatía es la patología congénita de mayor incidencia en España que afecta a ocho de cada mil niños nacidos, lo que supone unos 4.000 casos nuevos cada año. Además, en nuestro país más de 60.000 adolescentes y adultos conviven con una cardiopatía congénita.

En palabras de María Escudero, “actualmente, el 85% de los niños con cardiopatías congénitas llega a la edad adulta. Esta realidad plantea nuevas necesidades y demandas sociales a las que Menudos Corazones intenta dar respuesta. De ahí que el título de nuestras XI Jornadas sobre Cardiopatías Congénitas, Abriendo Caminos, no haya sido elegido al azar, sino que responde al camino iniciado conjuntamente por la fundación y por los propios jóvenes con cardiopatías a través de la realización de proyectos dirigidos a estos pacientes, en consonancia con su evolución y sus demandas actuales”.

Por su parte Felipe Pastrana quiso destacar, “desde AbbVie es un placer colaborar con Menudos Corazones en las diferentes actividades que se llevan a cabo porque nuestra prioridad son los pacientes. Los niños son probablemente las personas más vulnerables que hay, y poder ayudarles, a ellos y sus familias, es especialmente motivador”. Igualmente subrayó, “es fundamental que los diferentes agentes que intervenimos en el sector sanitario colaboremos estrechamente con un único objetivo común: mejorar la
calidad de vida del paciente, de su familia y de su entorno
”.

Asistentes

Cardiopatías Congénitas y Cardiopatías Complejas
La mayoría de las cardiopatías son leves y solo requieren revisiones cardiológicas periódicas. Sin embargo, las cardiopatías más graves requieren sucesivas intervenciones acompañadas de largas hospitalizaciones, así como revisiones periódicas, que se prolongan en ocasiones durante toda la vida. De esta forma, el 70% de los
bebés es operado antes de cumplir un año y de ellos, el 80% en los tres primeros meses de vida.

Las intervenciones conllevan largos ingresos de una media de un mes en las Unidades de Cuidados Intensivos Pediátricos, de Neonatología y la planta de Cardiología. Según explica María Escudero, “los padres de estos bebés se enfrentan a momentos de gran intensidad emocional, un enorme estrés y un considerable gasto económico, teniendo en cuenta además que las largas hospitalizaciones repercuten en el desarrollo físico, motor, afectivo y cognitivo de los niños”. “La vida diaria de cada niño, adolescente o adulto”, sigue explicando Escudero, “se ve afectada dependiendo del tipo de cardiopatía que presente, así por ejemplo, a lo largo de su vida afrontarán problemas estéticos por las cicatrices hipertróficas, dificultades escolares debido al absentismo por las hospitalizaciones y durante la etapa adulta pueden surgir problemas para acceder a un empleo y pueden surgir conflictos familiares y personales. Por todo ello, es necesario seguir Abriendo Caminos para dar respuesta y ayuda a las demandas sociales de estos pacientes y familias”.

En la edición de este año, el programa de las Jornadas ha contado con una mesa redonda sobre Cuidados en las Cardiopatías Congénitas con temas como las infecciones respiratorias por virus respiratorio sincitial (VRS), dado que para un bebé con una cardiopatía congénita, la infección por VRS añade un estrés adicional a su ya vulnerable sistema cardiopulmonar. Así, las infecciones respiratorias agudas como la bronquiolitis por VRS incrementan la morbilidad y mortalidad y retrasan intervenciones programadas o las complican en estos bebés(1,2,3). Igualmente se ha celebrado un taller sobre cómo afrontar la adversidad y se han llevado a cabo
talleres médicos sobre Cardiopatías Complejas que han contado con intervenciones como la del doctor Constancio Medrano, del Hospital General Universitario Gregorio Marañón; el doctor Luis Fernández Pineda, del Hospital Ramón y Cajal; la doctora María Dolores Herrera Linde, Cardióloga Pediátrica del Hospital 12 de Octubre; y Ana Elvira González García, de la Unidad de Cardiopatías Congénitas del Adulto del Hospital General Universitario La Paz.

2004‐2014. X Aniversario de la colaboración NH Hotel Group y la Fundación Menudos Corazones
El objetivo fundamental de la estrategia de Acción Social de NH Hotel Group es construir relaciones positivas con las comunidades en las que opera, diseñando iniciativas sostenibles que permiten poner su negocio al servicio de ONG y Fundaciones a nivel global. NH Hotel Group colabora desde 2004 con la Fundación Menudos Corazones mediante el compromiso de acogida y apoyo a familias cuyos hijos están afectados de algún tipo de cardiopatía congénita y han de pasar largas temporadas fuera de sus hogares para recibir tratamiento médico en los hospitales de Madrid.

En 2014 se celebra el X Aniversario de la colaboración de NH Hotel Group y la Fundación Menudos Corazones. A lo largo de estos diez años la Compañía ha cedido más de 10.000 pernoctaciones en el hotel
NH Puerta de Alcalá de Madrid, ofreciendo alojamiento y el cariño de sus empleados a más de 1.000 familias de niños y jóvenes con cardiopatías. Gracias a la comprensión y el afecto que reciben de los empleados del hotel, el NH Puerta de Alcalá se convierte en su “segundo hogar” en momentos tan difíciles y delicados para
estas familias.

Actividades con los niños

Sobre la Fundación Menudos Corazones
La Fundación Menudos Corazones es una entidad sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es facilitar el desarrollo integral y la mejora de la calidad de vida de los niños y jóvenes con cardiopatías, así como de sus familiares. En este sentido, la Fundación Menudos Corazones ofrece a las familias diferentes programas asistenciales
para apoyarles y acompañarles cuando tienen un hijo con una cardiopatía. Desarrolla programas como la atención psicológica personalizada y gratuita, el acompañamiento y las actividades lúdico‐educativas en hospitales, los campamentos de verano para niños y adolescentes con cardiopatías, el alojamiento gratuito para familias con hijos con cardiopatías que han de desplazarse a Madrid por motivos médicos y, por último, la publicación de una revista, guías, folletos y otros materiales de información de gran utilidad para los
afectados y sus familiares.

Para más información y gestión de entrevistas:
Montse Mireles. Menudos Corazones. Tel: 913736746
montsemireles@menudoscorazones.org
Pepa Morales/ Juana Godoy /Paula Delgado‐ Agencia Edelman. 91 556 0154 / 681 155 841
Pepa.morales@edelman.com /juana.godoy@edelman.com/ paula.delgado@edelman.com

Referencias
11 Meissner HC, et al. Pediatr Infect Dis J. 1996; 15(12): 1059–1068.
2 Meissner HC, et al. Pediatr Infect Dis J. 1996; 15(12): 1059–1068.
3 Khongphatthanayothin A, et al. Crit Care Med. 1999; 27(9): 1974–1981

Una familia rota por la EHS

¿Cuántas más?

 

Me está resultando muy difícil escribir este artículo. No sólo porque es una historia dura; en esta ocasión, he sido testigo del sufrimiento de una familia que ha visto, impotente, como sus esfuerzos han acabado en tragedia.

Una antigua compañera de estudios me habló de su madre y el padecimiento que llevaba sufriendo desde hacía más de un año. Y entonces conocí a Ángela. Una mujer luchadora que, tras llevar toda su vida cuidando a su familia, se ha visto imposibilitada por algo que todos usamos cada día sin pensar, algo que se ha vuelto tan cotidiano como el pan de cada día: el móvil.

Este preciado aparatito nos ha cambiado la vida a todos. Ya, ni recordamos cuando sólo había teléfonos (sólo teléfonos, entonces no se llamaban ni fijos)… y sólo en algunas casas. El móvil nos ha puesto en contacto continuo con el mundo entero. Miles de millones de wasap lo demuestran cada día. Pero… sabías que tu móvil, cada pocos segundos, realiza un barrido para detectar el repetidor más cercano? ¿Y que, cada vez que hace eso contamina nuestro espacio con radiaciones electromagnéticas? Pero no quiero cebarme con el móvil… las redes wifi, la telefonía inalámbrica…

Angela Jaen y su marido Ismael Martin
Ángela y su esposo Ismael antes de la enfermedad

Este exceso de contaminación ya está afectando a las personas (y seguro que a los animales y plantas también). Es curioso porque, según estoy escribiendo, viene a mi memoria un anuncio de una de las empresas de telefonía móvil que, mientras todos los humanos de la casa se conectan al móvil y a internet mientras pasean por las habitaciones, el pobre perrito huye despavorido. Y esto es lo que le ocurría a Ángela: cada vez que un móvil se acercaba a ella, corría despavorida en dirección contraria.

Dolor de cabeza creciente en intensidad y extensión, además de muy peculiar y persistente. Dolor en músculos y articulaciones; irritabilidad, nerviosismo, estrés, angustia; dificultad de atención y concentración; pérdida de memoria, fatiga extrema, insomnio persistente, taquicardias, arritmias, vértigo, náuseas, mareos, febrícula, silbidos (acufenos) y dolor en los oídos, picor en ojos y piel, eritemas y dematosis, depresión, ideas suicidas. Confusión, pérdida de la estabilidad, la orientación y la memoria espacial. Sequedad de las mucosas, sed intensa, poliuria. Enrojecimiento del rostro con sensación de ardor y picores en la piel. Sensación de pinchazos o picotazos en el cuero cabelludo. Sensación de corrientes eléctricas en el interior del cerebro. Adormecimiento de extremidades o de otras partes del cuerpo. Sangrado por la nariz, etc.

Los científicos nos alertan de que si la persona ElectroHiperSensible no evita seguir exponiéndose a los CEM (Campos electromagnéticos), la intolerancia se agrava y puede producir lesiones orgánicas ya irreversibles que desembocan, según la constitución de cada persona, en enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o en leucemias y cánceres diversos.

Vaya panorama… ¿verdad?

Pues la vida de Ángela se convirtió en una pesadilla en muy poco tiempo. Y tras los primeros síntomas, el calvario de visitas al médico que, no encontrando ninguna razón física para sus síntomas, la derivó al psicólogo. Ángela terminó tomando antipsicóticos. Pero Ángela no estaba loca. Su dolor era real y su sufrimiento también. Yo la vi este verano, su deterioro era evidente: no podía andar, daba saltitos, se quedaba dormida mientras lo hacía. Su esposo la seguía por todo el salón para sostenerla y evitar que cayera al suelo. Los dolores y quemazón en la garganta y oídos no le permitían ni descansar, viviendo en un estado de ansiedad permanente. No podía hablar bien y, lo peor para ella, ya “no era útil” a su familia. Es increíble ver lo rápido que puede deteriorarse una persona. Sobre todo para ella misma…

Sus hijos Rosi y Ángel, han movido cielo y tierra –me consta- para conseguir ayuda. Una ayuda que nunca llegaba y que el pasado miercoles, 28 de noviembre, hizo que Ángela no aguantara más y se quitara la vida.

No quiero perderme en datos técnicos, quien lo desee puede consultar el siguiente enlace donde encontrará información científica sobre el tema. También puedes ver el documental que encontrarás al final de la nota de prensa que ha publicado la ASOCIACIÓN DE ELECTROSENSIBLES POR EL DERECHO A LA SALUD sobre el trágico final de Ángela.

Pero sí quiero llamar la atención sobre este problema. Los avances tecnológicos nos han hecho crecer como civilización pero, ¿a cualquier precio? ¿de verdad merece la pena cuando lo que está en juego es nuestra salud? Deberíamos parar un momento y ser conscientes de lo que nos estamos haciendo.

La desatención de autoridades competentes es otro de los problemas a los que se enfrentan estos enfermos y que Ángela y su familia vivieron impotentes. Obligados a huir de su propia casa, afectada por altísimos niveles de radiación provenientes de una antena de telefonía situada a 50 metros de la misma. La inadecuada atención de los responsables de salud que no aceptaron el origen de su sintomatología, derivándola como problema psiquiátrico, lo que agravó su situación y padecimiento.

Angela, electrosensible
Ángela y su esposo durante la enfermedad

No te engañes, Ángela no es un caso único… me aterra pensar cuántos bebés estarán sufriendo esta enfermedad sin poder expresar sus padecimientos; o cuántos de nuestros hijos están mal diagnosticados como “hiperactivos”.

Ahora Ángela ya no sufrirá más. Pero su familia sigue aquí, preguntándose ¿por qué no les escucharon? ¿por qué no les ayudaron?

Este problema es un problema nuestro, de todos nosotros. Las grandes multinacionales que han hecho su agosto vendiendo estos sistemas de comunicación, jamás admitirán que son dañinos para la salud. Nuestros gobiernos sólo se preocupan de recortar nuestros derechos mientras nos hacen esclavos de su mercado.

Conciénciate, o te cuidas tú o ellos no te cuidarán. Comienza con pequeños gestos: apaga el móvil cuando duermas, en tu casa usa la conexión ADSL en lugar de la wifi, cambia tu inalámbrico por un fijo… Al menos, informate bien antes de lanzarte a los anuncios de la tele de cabeza; recuerda siempre que las grandes multinacionales no te van a contar los “efectos secundarios” de sus productos estrella. Quizá aun no te sientas afectado, pero todos recibimos estos campos electromagnéticos.

Teléfono móvil, cuadro de Pawel Kuczynski

Rosi, su hija, me comentaba:

Me gustaría tener la esperanza que con Ángela se acabó todo y no va haber más pero por desgracia esto está todavia empezando. Si es verdad que para mi madre y nosotros se acabo la pesadilla. Ahora tendremos que aprender de nuevo a vivir y nos costará porque se nos ha olvidado. Yo empezaré de nuevo a buscar trabajo pues el mio era ocuparme de mi madre…etc. Un nuevo comienzo, no sé me gustaría que me dieran la oportunidad de ayudar a las personas como mi madre de alguna forma, eso si sería bueno.

Toda una lección de solidaridad. Todo nuestro cariño a su familia.

Descansa en paz, Ángela. Deseamos que tu muerte no sea en vano.

 

La buscavidas

 

 

Operación Biquini

La tiranía de la belleza…

 

 

 

El verano ha comenzado y, una vez más, la obsesión por lucir un cuerpo perfecto cuando vayamos a la playa, comienza a hacer estragos. Lo cierto es que este ritual se inicia cada año el día 1 de enero en la lista de propósitos de año nuevo (ir al gimnasio, perder esos kilos de más…); luego llega la primavera, comienza el calor y empezamos a despojarnos de la ropa sobrante, es entonces cuando comenzamos a pensar en la operación biquini, que se hace urgente al llegar estas fechas y la cercanía de las vacaciones.

Pero… ¿quién dicta las normas? ¿quién decide donde reside la belleza?
A lo largo de la historia, los cánones de belleza femenina han ido cambiando. Desde que Rubens pintó aquellas hermosas señoras repletas de celulitis hasta nuestros días, los gustos han ido evolucionando hasta dar paso a las modelos actuales, sin un gramo de grasa en sus cuerpos y retocadas (por el cirujano o por el photoshop) hasta parecer perfectas.
Y digo “parecer perfectas” porque, a mi modo de ver, parte de la belleza reside en la naturalidad; en consecuencia, la belleza perfecta debería ser natural. Puedes “adornar” tu rostro con pintura y maquillaje pero, si el bisturí cambia tus rasgos originales dejas de ser TU para pasar a ser una copia retocada de ti misma.

Antes de continuar, quiero dejar claro que no estoy en contra de la cirugía estética; si bien yo no pasaría por un quirófano sin fines terapéuticos (corporales o mentales), respeto a quien no tiene inconveniente en poner en riesgo su vida simplemente por vanidad (del mismo modo que respeto a quien practica puenting por diversión, aunque yo jamás me lo plantearía…).

Dicho esto, me gustaría proponer un ejercicio de reflexión:

Retrocedamos en el tiempo hasta cuando no existían la TV, ni el cine ni las grandes campañas publicitarias. Los pobres tenían bastantes problemas para pensar si el pelo les quedaba suficientemente brillante, si los pechos habían caído un poco después de varios embarazos o si la nariz era un poco más prominente de lo normal… En cuánto a los ricos, que sí tenían tiempo suficiente para preocuparse de temas más banales, seguro que tenían suficiente con comprarse más y mejores ropajes (en fin, no me imagino a ninguna dama de la época haciendo flexiones para rebajar tripa…).
Entonces, ¿cómo surgió la obsesión por el culto al cuerpo?

Yo lo tengo muy claro. Esto no es más que otro engaño para controlar a las masas, creándonos necesidades que, por naturaleza, no sentimos. Nos rodea desde nuestro nacimiento en prensa, cine y TV: cuerpos perfectos que nos venden una vida perfecta. Pero perfecta, ¿para quien?.

Las modelos, actrices y/o presentadoras viven esclavas de su cuerpo y rostro. Hay quien tiene un entrenador personal o colecciona cremas y potingues, las que se obsesionan con la comida sana y quien no tiene problemas en pasar por un quirófano para mejorar lo que la madre naturaleza le cedió generosamente. Teniendo en cuenta que estas mujeres viven de su cuerpo, es casi natural tanto cuidado de su medio de vida, al igual que un pianista cuida sus manos para poder seguir tocando su música.

Pero he dicho bien, “viven esclavas”, porque donde más se siente esa tiranía es, precisamente, en el mundo de las estrellas. Grandes actrices que no consiguen papeles por haber superado los 40, modelos extremadamente delgadas para ajustarse a los cánones marcados por los diseñadores… ¿Esta es la vida perfecta que nos quieren vender?

No. En realidad, lo que nos quieren vender son las zapatillas que te adelgazan mientras andas, el aparato para rebajar abdominales, las pastillas quema-grasas milagrosas, la crema de algas concentradas, la de veneno de serpiente que quita las arrugas… Primero te crean la necesidad de tener un cuerpo perfecto, algo cuasi imposible para cualquier mortal; después te venden los productos para conseguirlo. Para terminar, como todos estos productos no hacen milagros, vienen los cirujanos plásticos a “reparar” los “errores” de la naturaleza.

Pero, en el camino, no sólo han creado productos que enriquecerán sus bolsillos; en ese camino se han creado enfermedades como la bulimia y la anorexia, devastadoras para quienes, obsesionados por conseguir esa perfección, pierden el control y, en ocasiones, hasta la vida. O la obsesión por la cirugía que lleva algunas personas a desfigurar sus rostros.

En África las gente se muere de hambre; me da mucha pena que cualquiera que vive en el “primer mundo” y no tiene problemas para comer cada día, tenga el deseo de poseer un cuerpo tan extremadamente delgado que es comparable con el de las personas que realmente no tienen nada que echarse a la boca. Y me avergüenza que algunos hagan negocio convenciéndonos de que esa, es la filosofía que nos llevará a una vida mejor.

Y ahora, me gustaría hacer un inciso para aclarar que, si bien este artículo habla más particularmente de la mujer, el culto al cuerpo que aquí tratamos está presente tanto en mujeres como en hombres (la metro-sexualidad no es más que la versión masculina de todo lo aquí expuesto).

Y, como todo lo demás, este mundo perfecto también tiene sus incongruencias; junto con los anuncios llenos de cuerpos esculturales encontramos publicidad masiva de comida rápida y alimentos nada saludables. Lo que nos lleva a otro tema preocupante: la obesidad, el otro extremo de la balanza y que también llena los bolsillos de muchos fabricantes sin escrúpulos.

Lo peor de todo es que nuestra forma de vida afecta a nuestros hijos y, son ellos, los que se llevan la peor parte: la obesidad infantil en España alcanza cifras alarmantes, al igual que el número de adolescentes que sufren anorexia y/o bulimia.

Seamos realistas. Una mujer, desde que deja su niñez atrás, sufre constantes cambios en su cuerpo: los ciclos menstruales, los embarazos y finalmente, la menopausia. Esta revolución hormonal constante, hace que nuestros cuerpos cambien cada mes durante la mayor parte de nuestra vida (cambios de humor, retenciones de líquidos, dismenorrea…). ¿Te imaginas el esfuerzo, tiempo y dinero que deberías invertir para estar “perfecta” cada día?

Tenemos que encontrar el equilibrio.

La “operación biquini” debe ser una tarea de cada día, no sólo de estas fechas: una dieta sana, ejercicio, descanso… nuestra cuerpo nos lo agradecerá. Y nuestra mente también; si la belleza exterior se desgasta, la belleza interior bien cultivada, crece cada día y se hace aun más hermosa. Vamos a dar importancia a lo que realmente la tiene y empecemos a cuidarnos para vivir mejor.

 

La buscavidas